Inicio Noticias Nuestra revista MESARET Club del monaguillo La Vocación de San Mateo Nuevo ingreso Contacta con nosotros
 Presentación
   Saludo del Sr. Arzobispo
   Saludo del Sr. Rector
   Nuestro santo patrón
   Un poco de historia
   Un Seminario nuevo y libre
   Fines del Seminario
   Un vistazo exterior
   Un vistazo interior
   Nuestro escudo
 Conócenos
   Secciones y cursos
   Un día en el Seminario
   Un año en el Seminario
   Testimonios
 Curso 2013-2014
   Índice y Cursos anteriores
   Itinerario espiritual
   Los cursos y sus fotos
   Noticias
   Campeonato Sto. Tomás de V.
   Conoce tu diócesis
   Preseminario
   Convivencias de monaguillos
   Imagen de Sto. Tomás de V.
   Peregrinación vocacional
   X Concurso literario
   Día del Seminario
   Torneo de fútbol S. José
   Peregrinación de las familias
   Día de las familias
   Confirmaciones
   Cursillo de ingreso 2014
   Campamento de verano
 Curso 2012-2013
   Itinerario espiritual
   Noticias
   Doctorado S. Juan de Ávila
   Escuela de Familias
   ¡¡¡ Gracias Benedicto XVI !!!
   Peregrinación 2ª Sección
   Conviv. Verano 3ª Sección
 Club del monaguillo
   Presentación
   San Tarsicio
   Benedicto XVI
   Juan Pablo II
   Cómics
 Materiales
   Vídeos
   Música
   Documentación
   Oraciones vocacionales
   Otros materiales
 Otros temas
   Nuestra revista MESARET
   CD Flagrantes Illuminamus
   En las Redes sociales
   En los Medios de comunicación
   Caminar sobre las aguas
   La Vocación de San Mateo
   Beato José Sala Picó
   Beatificaciones 2007
   JMJ Madrid 2011
   Autorizaciones
   Ayuda al Seminario
   Otros enlaces Web
   Contacta con nosotros

Curso 2007-2008

Defunción de Saúl López-Cortés Mancera

 

 

Muere Saúl, uno de nuestros seminaristas

20-08-2008

Seminario Menor

Después de casi dos semanas en el hospital muere Saúl, uno de nuestros seminaristas menores que este año pasan a ser seminaristas mayores.

Han sido días de sufrimiento y espera para él y para todos los que le queremos, especialmente para sus padres y hermanos.

Finalmente, el Señor, en su Providencia amorosa, se lo ha llevado consigo, y él y su familia han sido para toda la también familia del Seminario ejemplo de entrega y de amor al Señor. ¡Dios os bendiga de corazón!

 

El Seminario celebra un funeral por el eterno descanso de Saúl

04-10-2008

Seminario Menor

El pasado sábado 4 de octubre el Seminario Menor celebró un funeral por el eterno descanso de Saúl.

La Eucaristía fue presidida por D. Carmelo, obispo auxiliar. Concelebraron junto con todos los formadores numerosos sacerdotes cercanos al Seminario y a la familia de Saúl, entre ellos el Rector del Seminario Mayor. Junto a los seminaristas menores, compañeros de Saúl, asistieron también un gran número de seminaristas del Seminario Mayor. La familia de Saúl, las familias de nuestro seminario, profesores, trabajadores del seminario y muchos más. Todos quisimos estar juntos como Iglesia para rezar por su eterno descanso.

Al finalizar la Eucaristía se repartió un recordatorio de su muerte con una oración por su alma y adornado con la imagen Jesús adolescente que preside nuestra Capilla Mayor y que tantas veces vio Saúl. El Sr. Cardenal, D. Antonio, concede indulgencia parcial a quien ofrezca la Santa Misa o rece una oración por su eterno descanso.

 

Semblanza de la vida de Saúl

Toledo

            Jesús le dijo: “Sígueme.”
Y él, dejándolo todo, lo siguió.

– Lc 5, 27-28 –

Ha sido su particular asunción, en comunión con la de la Virgen. Cuando toda la Iglesia la estaba celebrando, Saúl estaba viviendo en primera persona la Pascua de María, en cuyo altar de la Basílica del Prado solía acolitar en tiempo de vacaciones, soñando con el día en que celebraría en él su Primera Misa Solemne. La Virgen ha querido llevárselo en la fiesta de S. Bernardo, como si quisiera asociar su recuerdo a la memoria de quien fue su fiel hijo y su “pregonero admirable”.

El Señor había llamado a Saúl a seguirlo de cerca a la edad de doce años y él, sin dudarlo, pronunció un sí generoso y desprendido cuando cruzó la puerta del Seminario Menor en septiembre del año 2002. Desde entonces, aquel niño se puso en las manos del Señor, para que en él fuera formando un corazón sacerdotal de buen Pastor. Y así, entregado en la vida del Seminario, en las clases y en el deporte, en la capilla y en la convivencia, Dios ha ido encontrando en él, a lo largo de estos seis años, buena madera, dispuesta a ser tallada según Su querer.

Débil en aspecto, fuerte en espíritu; tímido en apariencia, seguro en sus decisiones; parco en palabras, pronto y magnánimo en obras. Saúl ha sido un inestimable regalo de Dios para el Seminario y el fruto más granado del Seminario para Dios; para los seminaristas amigo noble, deportista, de corazón limpio, sincero, alegre, humilde, piadoso; para los formadores además modelo de generosidad, entrega, obediencia, disponibilidad... el germen de una cosecha ciertamente prometedora.

Estas promesas de futuro, en apariencia truncadas por esta última llamada del Señor, siguen, sin embargo, en pie y repletas de una mayor esperanza. Dios no hace las cosas a tontas y a locas. Si el Señor ha permitido el sacrificio de una vocación (¡y qué vocación!), es porque de él se va a derivar una lluvia de frutos espirituales y vocacionales para nuestros Seminarios, para nuestra diócesis y para toda la Iglesia.

Las noticias del estado de su salud, en los días previos a su muerte, provocaron todo un movimiento de oración y sacrificios en nuestra diócesis, fuera de ella e incluso allende los mares (Moyobamba, Roma...). La cercanía y la compañía, en estos momentos de prueba, de los seminaristas, ex seminaristas y sus familias así como de los profesores y del personal de la casa han sido, una vez más, la mejor expresión de lo que es el Seminario Menor, una verdadera familia, en la que el dolor y el gozo de uno de sus miembros es el dolor y el gozo de todos. La fortaleza de la fe de los padres y hermanos de Saúl está siendo una verdadera lección de vida, en la que se está poniendo en evidencia, de nuevo, el valor y la dicha de la familia verdaderamente cristiana y en la que también adivinamos los primeros frutos del grano que, de su seno, ha caído en tierra y que, una vez más y de modo definitivo, ha dicho al Divino Maestro: “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.”

 

Su testimonio vocacional

Revista MESARET

Marzo 2007 - nº 82

Me llamo Saúl, tengo 16 años y soy de Talavera de la Reina. Este es mi quinto año en el Seminario y estoy en 1º Bachillerato. Antes de entrar en el Seminario era monaguillo en la Basílica del Prado, prácticamente no conocía el Seminario, vi en el Mesaret lo del campamento y fui. Allí vi a los seminaristas, cómo eran, su amistad con Cristo. Un formador me dijo que si quería entrar en el Seminario, y lo hablé con mis padres que me apoyaron. Mis amigos lo aceptaron, aunque no les gustó mucho. El primer año entré sólo para probar, pero Cristo me enganchó y ya llevo cinco años.

Durante este tiempo ha habido momentos buenos y malos en los que he tenido a mis amigos, a mi familia y a Cristo, que me han ayudado siempre. Pero a pesar de esos momentos malos, no me arrepiento de haber tomado la decisión de entrar en el Seminario, pues los momentos buenos que he pasado los contrarrestan.

Os invito a que vengáis a conocer el Seminario, para eso hablad con vuestros párrocos, pero sobre todo, con Cristo en la oración.

 

Algunas fotos de Saúl

 

Curso 2º ESO

 

Curso 3º ESO

 

Curso 4º ESO

 

Curso 1º BACHILLERATO

 

Curso 2º BACHILLERATO

 

Inicio | Noticias | Nuestra revista MESARET | Club del monaguillo | La Vocación de San Mateo | Nuevo ingreso | Contacta con nosotros

Seminario Menor "Sto. Tomás de Villanueva"
Pza. San Andrés, 4
45002 - Toledo
ESPAÑA
Telf. (+34) 925 224 950
Fax (+34) 925 222 271